10 sept. 2014

De vacaciones, pero en el blog!

Internet es la pera…. A ver si adivináis desde donde os escribo…



Para los que lleváis tiempo siguiéndome os sonarán estas flores. Si, estoy en Asia. Os enseñé estos collares de flores en una entrada en la que os hablaba de un viaje a Singapur y Malasia hace algún tiempo. Son unas flores blancas parecidas a los nardos que huelen genial. Pues ahora estoy en Tailandia. Yo ya conocía Bangkok, ya que vine por trabajo hace unos años, pero como Paco no lo conocía, hace tiempo que organizó este viaje. Hemos pasado por Estambul y ahora estamos en Bangkok, aunque en unos días nos iremos a Krabi y Chiang Mai. Ya os enseñaré fotos y os contaré con más detalle.

Pero mientras…una entradita más. Os traigo unas galletas que hice para mi madre y sus amigas de la clase de patchwork. Este verano he cosido muchísimo! Empecé ayudando a mi madre con una colcha (bueno, un pie de cama) de yo-yos de patchwork y al final terminé el verano haciendo una para mi hermana (y con una tendinitis de coser!).
 
 
Y me lo he pasado tan bien, que este año me voy a apuntar a clases de patchwork con mi madre. Ya os enseñaré las cosas que haga.
 
Las galletas las copié (salvando las distancias…) de unas de Amber, de SweetAmbs.
 

Dice mi madre que les gustaron un montón; pero lo más importante es que yo me lo pasé en grande haciéndolas.

Os dejo que nos vamos de paseo.

Muchos besos!!


Natalia 

18 ago. 2014

Si…ya es oficial! Y Tánger…

Vuelvo al blog. Lo sé, mis últimas entradas han sido muy espaciadas y siempre lamentándome por la tardanza, pero ahora ya es oficial que vuelvo al blog. A este blog que me ha dado tantísimas alegrías!

Como ya os dije en mi entrada anterior, hoy quiero empezar contando una de nuestras últimas escapadas: a Tánger. Yo ya había estado en Marruecos otras veces (Marrakech, el Atlas, Casablanca, Fez…) y aunque de algunos sitios guardaba muy buen recuerdo, de otros…la verdad es que no. En mi último viaje a Fez, la ciudad me gustó, pero a pesar de tomar todo tipo de precauciones, volví una descomposición que me duró 15 días! Y eso….no se me olvida!!!

Así que cuando Paco me dijo que tenía billetes para Tánger, me dio un poco de respeto. Bueno, pues mis temores estaban totalmente injustificados! Tánger está a una hora y diez minutos de vuelo de Madrid, y es llegar allí y tener una absoluta sensación de desconexión (como la que tengo cuando viajo a Estados Unidos o a Asia, pero con una hora de vuelo!).


Y es que realmente es otro continente, pero viendo España a “tiro de piedra”, con playa, comida estupenda, clima fantástico, tranquilidad y sobre todo, una cultura que conserva todas sus tradiciones. Esta es una señal de STOP de las que vemos por todas partes...


De hecho el Domingo que nos volvíamos a España empezaba el Ramadán, y nos resultó muy curioso ver cómo la gente se preparaba para iniciar este período tan importante para ellos. En resumen, un placer de viaje! 

Como siempre, hice visita al mercado. Los frutos secos, las especias y los encurtidos le dan un aspecto a los mercados muy colorido y con un olor impresionante. A mí, que me encantan los encurtidos….me llamó mucho la atención  los puestos de aceitunas aliñadas.


Y aprovecho que me siento al ordenador para compartir con vosotros unas galletas que le hice a Laura para su Primera Comunión. Laura es un amor de niña, y me hizo muchísima ilusión hacerle estas galletitas, que creo disfrutó un montón! Como siempre, inspirada en las de mi amiga Julia: es mi ídolo.




Para terminar….una petición: espero que tengáis un poquito de paciencia conmigo y la calidad de mis fotos…Para los que me seguís, estáis de enhorabuena, porque por fin estoy haciendo (y muy disciplinada!) el curso de Photoshop que hacía tiempo que quería hacer. Es el de Julia de Postreadicción. Estoy totalmente enganchada: viene explicado genial y como hay que ir practicando, cada día aprendo más y más!!! Estoy deseando ponerlo en práctica.

Un beso enorme y os dejo por ahora, pero esta vez sí…volveré pronto!

Natalia 

6 jul. 2014

“La Rana Viajera”

En mi último viaje a Nueva York el pasado mes de Mayo, pasé casi media mañana encerrada en la tienda “NY Cake Supplies” comprando enredos…y entre las cosas que me compré, una de ellas fue un cortador de ranita que me gustó.

Y a la vuelta, lo tuve que estrenar!! Sabéis que me encanta viajar (ya os contaré nuestro último viaje, el fin de semana pasado a Tánger. Me encantó!! Pero eso, y las fotos…en la próxima entrada!). Bueno, pues volviendo al tema de hoy, mi familia me repite continuamente que parezco “la rana viajera”.


 Así que no se me ocurre mejor un título mejor para esta entrada y para mis galletas. La verdad es que no solo me gusta viajar….también me encantan los mapas del mundo. Tengo por todas partes: en alfombrilla en mi mesa de trabajo, en formato “póster”, en mi despacho en la oficina (bueno, ese en concreto me tiene la guerra declarada y se cae continuamente…), bolas del mundo con y sin iluminación….

Aquí tenéis a mis ranitas viajeras, que acabaron en la tripa de Álvaro y Rodrigo, unos de mis mayores fans de galletas!


Os dejo por hoy: que paséis un estupendo final de Domingo. Muchos besos y hasta pronto!


Natalia 

8 jun. 2014

Bizcocho de Zanahoria

El día que tenga tiempo para sentarme delante del ordenador y publicar todo lo que estoy haciendo….os vais a aburrir de mi! Y es que no he dejado de cocinar, pero no tengo tiempo de publicarlo. De todas formas, yo no me olvido de todos mis seguidores y espero estar pronto de vuelta de forma regular. Lo bueno es que no es por nada malo, ni porque me haya cansado de cocinar (eso nunca!), sino que tengo muchas cosas en marcha.

Pero bueno, aprovecho la tarde de Domingo para compartir con vosotros un bizcocho de zanahoria nuevo que he hecho mucho recientemente. La receta la saqué de este libro de pastelería que compré un nuestro último viaje de placer a Lisboa: O Grande Livro de Pastelaria. 


Es sencillísima y queda un bizcocho increíblemente jugoso y que se mantiene durante días. De todas formas, también he probado a congelarlo y sigue estando riquísimo una vez descongelado. El libro trae millones de recetas muy apetecibles, así que os iré trayendo las más interesantes. La verdad es que Lisboa está impresionante: llena de cafés, bakeries, panaderías y librerías dignas de visitarse! Ya os haré una guía detallada.



Ingredientes:
175 ml de aceite de oliva suave
175 gr de azúcar mascabado
3 huevos batidos
175 gr de zanahorias ralladas
85 gr de pasas sultanas
55 gr de trocitos de nueces
Cáscara de naranja rallada
175 gr de harina con levadura
1 cucharadita de té de bicarbonato sódico
1 cucharadita de té de canela en polvo
½ cucharadita de té de nuez moscada

Se mezcla el aceite, el azúcar y los huevos. Después se añade la zanahoria, las pasas, las nueces y la cáscara de naranja rallada.

Se tamiza la mezcla de harina, bicarbonato sódico, canela, nuez moscada y se añade a la mezcla anterior. Se hornea en horno pre-calentado durante unos 45 minutos a 180º (hasta que esté bien firme).

Se puede servir con una crema de queso fresco, pero para mi así, tan sencillo como recién salido del horno (y con un poquito de azúcar glas), está impresionante.




Un beso muy fuerte!!

Natalia 

14 abr. 2014

Galletas de Lavanda

Para los dos lectores que me deben quedar….hola…he vuelto (lo digo en bajito de la vergüenza que me da). Y que conste que entiendo a los que os hayáis ido: no puede ser que esté más de un mes sin publicar!

Y no es porque no haya hecho cosas durante este tiempo, sino porque tengo mil cosas en la cabeza (y en casa, en el trabajo, con mis amigas, en mis clases…) y no tengo tiempo de publicar. Durante este tiempo he hecho muchas galletas, palmeras, bollos, tartas, panes… Así que a ver si saco tiempo de ir enseñando todo lo que tengo por ahí!

Hoy os traigo unas galletas súper sencillas. Fue el cumpleaños de mi amiga Pepa G., y a ella (como a mí) le encanta la lavanda. Compré unas cosas en L’Occitane de lavanda y le hice estas galletitas para completar el regalo.


A ella le encantaron, y la verdad es que no pueden ser más fáciles! Las copié de Caramel Cookie. Es un blog fantástico! No dejéis de pasaros por allí.



Espero que poco a poco vayáis volviendo por aquí: yo prometo trabajarme “vuestra vuelta” volviendo a contar muchas cosas interesantes….

Un beso muy fuerte!


Natalia 

24 feb. 2014

Montaje con Galletas de Dinosaurios

Hola!!! Publico esto después de un fin de semana genial en Londres. Hemos tenido muy buena suerte con el tiempo, así que hemos paseado muchísimo. 

Ha sido un fin de semana “bakeriano” total: me explico. Tenía mucha ilusión con patearme la ciudad y visitar el mayor número de bakeries que pudiera. Es increíble la cantidad de estas “cafeterías” (o saloncitos dulces) que hay por Londres: me encantan! He disfrutado viéndolas todas (incluidas Primrose Bakery y Peggy Porschen, por supuesto). Todavía salivo acordándome del red velvet cupcake de Peggy Porschen y ya estoy deseando volver para probar los que me dejé (banoffee, salted caramel, fresa…). Maldito verano que se va acercando: ya tengo en la cabeza la dichosa operación bikini y la obsesión por las calorías!

Pero no os voy a aburrir con mis agobios: al revés! Hoy os traigo un montaje de galletas que hice hace algunos días con galletas de dinosaurios. Hice dos muy parecidos: uno para los hijos de mi amigo Jose y otro para mis sobrinos.


Me encantan los montajes: sean en un jarrón, en una pecera o en una plato como éste!

Las galletas las hice de vainilla, y las decoré con la misma receta de glasa de siempre y utilizando mi súper deshidratador de galletas (qué invento!!).


Me gustó mucho el resultado, y sobre todo, creo que a los destinatarios también. Las desmontaron inmediatamente y se las comieron. Y me parece genial: para eso son!

Os dejo por hoy, pero vuelvo pronto… Un beso GIGANTESCO!


Natalia 

15 feb. 2014

All you need is LOVE….

Vaya por delante que a mí esto de celebrar San Valentín no me va….pero lo que sí que me va es lo de querer a mi gente!

Y como estoy segura de que os pasa a vosotros, aunque no creamos en lo de celebrar San Valentín, el 14 de febrero nos recuerda de alguna manera lo bonito que es sentirse querido y sobre todo, lo estupendo que es tener tanta gente alrededor a quien querer.

Y yo tengo muuuucha gente a la que quiero. Y en honor a ellos, hice unas cuantas galletas de corazón (esta vez de chocolate y de vainilla) y las decoré de maneras diferentes.


En medio de mi tarde decoradora se unieron mis sobrinas Rocío y Alicia, y como siempre me dejaron alucinada con sus ideas para decorar galletas (algunas de estas galletas las han decorado ellas y algunas ideas son suyas, aunque luego las haya hecho yo).


A Alicia se le ocurrió hacer una galleta “Británica”, y se puso ella sola a hacerla. Quedó chulísima!!


Y entonces me pidieron si les hacía unas bolsitas con galletas de corazón pequeñitas y merengues de sabores para sus amigas. ¿Creéis que se las hice? Efectivamente…No hice foto de las bolsitas terminadas pero si de los distintos modelos de galletas pequeñitas que les preparé. En total debo haber hecho más de 50 galletas de corazón. ¡Qué sobredosis de amor!


Para quien viva a tope el día de San Valentín, espero que lo celebraseis a lo grande!

Muchos besos,

Natalia 

Pd: el mejor corazón de galleta se va volandito para Valladolid. Para ti.

31 ene. 2014

Galletas Decoradas: Reyes Magos


Ay, estoy fatal! Tengo el blog muy abandonado, y no es por falta de ganas…es por falta de tiempo! Pero es que tengo muchísimas cosas en marcha. Así que perdonadme el retraso y la publicación a “destiempo” (porque hoy traigo una entrada relacionada con los Reyes Magos… ¿a que ya ni os acordáis de las Navidades????). Pues ala, a recordarlas ahora que estamos a punto de terminar el mes de enero!

Me encantan los Reyes Magos: me gusta lo que representan y me encanta la manera en que lo celebramos en casa. Es uno de nuestros grandes días en familia!

Este año preparé a mis hermanas y a mi hermano un regalo personalizado, y una de las cosas que incluí fue una cajita de lata monísima (que había comprado en la tienda VIVA de Lisboa) con unas galletas decoradas de los Reyes Magos. Metí las galletas y dejé la lata abierta, envolviendo todo en papel celofán con puntitos blancos. Lástima que no le hiciera foto a la caja ya montada, porque la verdad es que estaba muy bonita.
 


Pero sí que pude hacerle fotos a las galletas, así que os las enseño!
 
 
Las copié de un modelo de Muy Dulce Vinuesa (salvando las distancias). Qué cosas tan monas hacen!

Yo me he quedado con un juego de ellas y las pienso poner el año que viene como decoración de Navidad. Mi amiga Begoña lo hace con unas que le hizo su hermana Paty y quedan genial! 

Bueno, os dejo por ahora pero esta vez sí que prometo volver muy pronto!

Que paséis un estupendo fin de semana!

Besos, 

Natalia 

25 ene. 2014

Roscón de Reyes 2014

Sólo hace unos meses que Pilar se fue, y aunque estoy convencida de que para nuestra familia y para la suya no ha pasado ni un solo día sin acordarnos de ella, el roscón de Reyes es sin duda uno de sus mayores legados, y algo que la hacía increíblemente feliz cada año.

Cuando me paro a pensar, es increíble la cantidad de cosas de mi vida diaria que están relacionadas con ella. Incluso ella es en gran parte responsable de que yo esté aquí! Desde que estaba en el colegio, me recuerdo sentada en la cocina de casa de mis padres con un cuaderno de espiral (que por supuesto aun conservo y uso casi a diario) apuntando sus recetas. Esta tradición la mantuve durante la carrera, y cuando me casé, ya tenía recopiladas cientos de recetas caseras que luego he ido utilizando toda mi vida. Y una de esas recetas es la del Roscón de Reyes.

Pilar empezó a hacer roscones hace ya muchos años, y desde que lo hizo, en mi casa no se ha vuelto a comprar un roscón industrial. Cada año se hacía al menos 30 roscones (algunos años casi 50!) que nos iba dando a los hermanos, a mis padres, a sus amigas, a nuestros amigos, para llevar a los trabajos, a los vecinos….Era famosa! Y lo mejor, Pili, tus comentarios de CADA año: “Este año me han quedado más esponjosos qué nunca”! Mentira: siempre estuvieron impresionantes; ninguno estaba mejor o peor que el resto.

Y en cada roscón, además de la sorpresa (que te molestabas en buscar cada año), metías muchísimo cariño, dedicación, empeño y voluntad.


Sabes que hace años que tus niñas te hemos seguido con la tradición (incluida tu otra niña, Paty), pero no nos quedan como a ti. Pero eso sí: nos has pasado el relevo! Y cada vez que los hacemos, los repartimos y los comemos, nos acordamos, una vez más, de ti.

Punto y aparte.


Os traigo hoy otra vez la receta del Roscón de Reyes. Sé que hay cientos en la red, pero para mí, ésta será siempre LA RECETA. Por su origen, su sencillez y los buenísimos resultados que lleva dándonos durante años.

Ingredientes
Masa madre:
75 gr de harina de fuerza
4 cucharadas de leche tibia
20 gr. de levadura de panadería (de la de Mercadona o Carrefour, la que venden en dados)

Masa de Roscón
600 gr de harina de fuerza tamizada
2 huevos enteros y la yema de un tercero
8 cucharadas de agua de azahar
8 cucharadas de leche
200 gr de azúcar
Ralladura de limón y de naranja
100 gr de mantequilla

Para hacer la masa madre, se deshace la levadura con un tenedor en la leche tibia y se mezcla con la harina, haciendo una bola. Metemos la bola en un cuenco con agua caliente y lo dejamos reposar durante una media hora.

Yo utilizo la kitchen aid para hacer la masa y lo hago así: mezclo los huevos, la yema, el azúcar, la ralladura de limón y naranja, el agua de azahar y la leche. Utilizo el gancho (ojo: no hace falta la kitchen aid! Pilar los hacía a mano. Si…así era ella, y la mayoría de las veces con el doble de ingredientes, para hacerse más roscones de una sola atacada!).

Cuando está todo bien mezclado, añado la mantequilla a temperatura ambiente y por último la bola de levadura. Termino el amasado a mano, añadiendo algo más de harina de fuerza si hace falta, hasta que no se pegue la masa. Luego se pone la bola de masa en un recipiente de plástico y se tapa con un paño de cocina limpio. Se pone en un sitio libre de corrientes de aire (yo lo suelo dejar cerca del radiador de la cocina). Se deja reposar la masa unas 6-8 horas. Veréis que cobra vida y crece hasta salirse del cacharro!!!



Pasadas las 6-8 horas se amasa otra vez, dándole a la masa varios golpes contra la encimera (es un buen momento para acordarnos de toda esa gente que nos cae mal y desahogarnos!).

Se pone otra vez en el cuenco de plástico y se deja que suba durante otras 3 horas. Por último, se le da un último amasado y después de este, se divide la masa en tres porciones, Con cada porción, damos forma a un roscón (ovalados o redondos) y se ponen en bandejas de hornear con la forma ya dada. Si se va meter una sorpresa, éste es el momento! Yo suelo meterlas por la parte de abajo del roscón, abro un hueco en la masa, meto la sorpresa envuelta en papel de aluminio y luego cierro la masa presionando un poco.

Se tapan los roscones ya con la forma dada con paños de cocina limpios y se deja crecer durante otras 3 horas.

Por último, antes de hornearlos se decoran: yo suelo pintarlos con la clara que me ha sobrado al hacer la masa. Luego preparo una mezcla de azúcar con unas gotitas de agua y pongo esta mezcla por encima del roscón. Por último le pongo naranja confitada, guindas, almendra picada o laminada….lo que pille!

Se hornean por arriba y por abajo (con ventilador) a 160º en horno precalentado y hasta que estén dorados.


Como no llevan conservantes, están muy ricos los dos días siguientes a hacerlos; pero si os sobra un trocito y lo queréis tomar más tarde, basta con calentarlo al microondas durante unos segundos.

Sólo tienen un problema….cuando los hagáis una vez, ya tendréis que hacerlo el resto de los años, porque nadie de vuestro entorno va a querer volver a tomar roscón industrial, seguro!

Ah, y Pili….este año “me han quedado más esponjosos que nunca”. Te echo muchísimo de menos.

Muchos besos,

Natalia