22 jun. 2015

Ay…qué remordimiento! Acabo de comerme mi primer cupcake completo… Vamos por partes: no me gustan mucho los cupcakes. Me encanta verlos, los colores, las decoraciones, la variedad de sabores….Pero la idea del buttercream se me hace muy cuesta arriba! Me gusta mucho hacerlos, y reconozco que un buen cupcake es algo tremendo!! Todavía salivo acordándome de los últimos que probamos en Peggy Porschen en nuestro último viaje a Londres. Me encantaron! Pero ay…aquellos eran compartidos y hoy he pecado.

Este fin de semana he hecho cupcakes de fresa. He utilizado la receta del libro de Julia (Postreadiccion) pero con algunas pequeña modificación.


Ingredientes
200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
200 gr de azúcar
Una pizca de sal
1 cucharadita de vainilla
4 huevos a temperatura ambiente
200 gr de harina tamizada
1 cucharadita de levadura
Mermelada de fresa

Para la cobertura
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
Pasta  sabor a chicle (de Home Chef)
200 gr de icing sugar tamizado
100 gr de queso crema muy frío

Se bate en la batidora la mantequilla, la sal y la vainilla a velocidad alta. Se le añade a esta mezcla los huevos batidos poco a poco batiendo rápidamente y cuando se hayan incorporado bien, se añade la harina mezclada con la levadura. Se llenan las cápsulas y se hornean a 180 ºC hasta que estén hechos. Se dejan enfriar, y con un descorazonador de manzanas, se le quita el cilindro central y se rellena de mermelada de fresa. Luego se coloca el trozo de bizcocho que hemos sacado previamente tapando el agujero.

Para hacer la cobertura, se pone la mantequilla (que tiene que estar tipo pomada) con el azúcar glas (tamizado) hasta que haya blanqueado un poco. Se añade la esencia y se sigue batiendo. Se añade el queso fresco poco a poco y se bate a velocidad media-alta durante 8-10 minutos. Se deja enfriar en la nevera un poco y se decoran los cupcakes.

Y…bueno, no me he controlado nada esta noche. ¿Sabéis eso de voy a probar un poquito y ya está? Pues no lo he cumplido: enterito que me lo he comido!



Me ha encantado: la magdalena estaba súper esponjosa, y con la mermelada…riquísima! Y luego el buttercream, al llevar el queso de untar, resulta mucho menos pesado que solo con mantequilla.

Eso sí, ahora tengo un remordimiento… Mañana doble paseo!

Os dejo, que me voy a dormir (tengo que descansar para el súper paseo de mañana!)


Natalia 

1 comentario:

Julia Guarch dijo...

¡Qué buenos Natalia! Remordimientos nada, que de vez en cuando hay que darse algún capricho y este merece la pena :-)
Besos,