16 jul. 2012

Como ya os anticipé en mi entrada anterior, este fin de semana hemos estado en una de mis ciudades favoritas (aunque tengo tantas, que esto no dice mucho!): en Londres.

Tengo que reconocer que como ya hemos estado muchas veces, conocemos la ciudad bastante bien, y de vez en cuando organizamos estos viajes más para pasear y comprar que para otra cosa, así que no me llevé la cámara de fotos: TREMENDO ERROR. Me he arrepentido todo el viaje, aunque eso sí, con los móviles de ahora he podido sacar alguna que otra foto para compartirla con vosotros. Pero pido disculpas ya de antemano, porque no creo que la calidad de las fotos sea muy buena.

Quedan unos 12 días para que empiecen los Juegos Olímpicos, y la ciudad entera está preparada para ello: hay banderas de todos los países por las calles, los parterres están llenitos de flores de colores, de las farolas cuelgan cestos con flores, y con la cantidad de lluvia que está cayendo este verano…los parques, como Hyde Park o St. James Park están preciosos!





Hemos paseado muchísimo: estábamos en un hotel muy cercano a la Torre de Londres (es la primera vez que nos hemos quedado en esta zona y nos ha encantado!). Normalmente nos quedamos en el Meliá White House, como a 10 minutos andando de Oxford y Regent St., pero esta vez hemos preferido probar esta nueva zona, y la verdad es que ha sido fantástico: el hotel era muy moderno, estupendo, con un servicio sensacional y muy tranquilo. Y todos los días nos hemos ido andando desde esa zona hacia el centro: un paseo de casi una hora y media por las calles de Londres, ¿qué más se puede pedir?



Si…he comprado….y por una vez, no han sido cosas de cocina. Me ha salido mi vena frívola y me he comprado algo de ropa, caramelos y estas zapatillas tan chulas que me ha regalado Paco y que estoy deseando enseñarle a mi sobrina Ali: le van a encantar por el color!


Las zapatillas me vinieron estupendas, porque me había llevado zapatos de vestir (incluidas sandalias…) y con la lluvia se me estaban empapando los pies.

Por todo Londres te vas encontrando cabinas de teléfono decoradas de manera muy original: os dejo algunas fotos (no me critiquéis…recordad que son hechas con el móvil). En Covent Garden había por lo menos 15 cabinas diferentes! Esta primera está hecha con cristales enanos de Swarovski. 



Mirad la siguiente: hay una jirafa dentro que asoma la cabeza por arriba!



Hemos cumplido con la mayoría de las cosas que queríamos hacer: cenar en un libanés que nos encanta de Edgware Road, ir a Marks & Spencer (bueno, esto como os podéis imaginar era cosa mía), comer en un italiano, ir a Covent Garden, tomar un café en algún sitio especial…y sobre todo pasear, pasear mucho charlando tranquilamente.

Y paseando dimos con esta tienda de caramelos tan bonita




y con esta pasteleria de Picadilly St. que nos dejó impresionados: tenían macarons de todos los gustos, y unas tartas con una pinta estupenda, y todo tipo de postres, dulces, bombones…Y es salón de té, o sea que puedes tomarte un te o un café rodeado de toda clase de exquisiteces!!





Y entre las compras, mirad qué tazas más monas hemos comprado para mis sobrinas Rocío y Alicia (para sus desayunos en casa):



Exacto: de “Little Miss…”!!! Yo me he comprado unos posavasos (de personajes variados) y una cantimplora de Little Miss Sunshine (por cierto, ¿habéis visto esa película? Me encanta!!!!!!! El título en español es “Pequeña Miss Sunshine”. Si no la habéis visto, hacedlo).

Esta vez no hemos ido a ningún musical (que es otra cosa que nos encanta hacer). La última vez que vimos uno fue el Rey León con mis hermanas y sus familias: lo pasamos estupendamente! Pero en este viaje tampoco teníamos mucho tiempo y los más interesantes ya los hemos visto en otras ocasiones. Os dejo una foto del teatro donde representan “El Fantasma de la Ópera”.


Ésta fue una de las primeras obras que vimos en Londres y que nos inició en el mundo de los “musicales”: desde entonces la hemos visto varias veces, así como Miss Shaigon, Cats, Sunset Boulevard, Los Miserables, Mamma Mía, El Rey León, Billy Elliot…y seguro que me dejo alguna!

Madre mía…que entrada más larga. Espero no haberos aburrido, pero es que lo he pasado tan bien que me apetecía compartirlo.

El próximo fin de semana, combinación de territorio nacional e internacional, y una vez más, visita a un sitio que nos encanta, súper tranquilo y con una comida….hummm…estupenda! ¿Que donde es?? Tendréis que esperar y seguirme para saberlo!

Pero eso si, antes del fin de semana colgaré entrada nueva con receta (para chuparse los dedos)!

Feliz semana a todos: para mi empieza otra semana interesante e inquietante que estoy segura va a terminar estupendamente.

Besos a todos!!!!

Natalia 

4 comentarios:

Xocolat and co dijo...

Genial el viaje!! Yo he estado dos veces y espero poder repetir porque me encantó.
Bss.
Susanna.

Livy dijo...

Natalia, Londres tambien es una de mis ciudades favorita, he vivido 5 años allí y ahora intento volver una vez al año y siempre me sorprende con algo nuevo y diferente. Me alegro mucho que hayas disfrutado tanto. Ya tengo curiosidad para ver el proximo post.
Besitos.

El Rincón Dulce dijo...

Aunque parezca mentira, Londres nunca me ha llamado la atención, pero después de tus recomendaciones, quizás cambie de opinión! Gracias!

Hélène dijo...

sigue asi Natalia, que nos gusta tus posts :-)))