10 ago. 2016

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que me asomé por aquí. Pero ha sido un tiempo muy aprovechado (como siempre)! Ya estamos desde hace un año de vuelta definitivamente en Madrid (antes estaba siempre entre Madrid y Sevilla) y claro, echando la vista atrás en lo que a blog respecta, me he dado cuenta de que lo he tenido muy abandonado. No es que no haya cocinado, que también durante todo este tiempo he seguido cocinando mucho, pero la verdad es que aunque hacía fotos (con la esperanza de enseñaros todo algún día), luego no encontraba el tiempo de escribir entradas y publicarlas.

No sé cómo voy a ir recuperando cosas, pero bueno….para empezar, os traigo una de las últimas cosas que he hecho. Sabéis que me encantan los bundts (me vuelven loca los moldes de Nordic Ware y por mi los tendría todos!). Pero mi casa no da para más…

Mi última adquisición ha sido éste, el Nordic Ware Crown:


Es una edición especial de aniversario y me parece tan bonito! Así que para estrenarlo hice un bundt de naranja con glaseado para María Antonia (otra de las campeonas de mi vida que se ha recuperado estupendamente de estar malita).

Es súper fácil, y es una receta que repito mucho pero adaptándola a diferentes sabores. He descubierto que glasearlos al final les da un toque estupendo y añaden mucha sensación de frescor, que ahora en verano nos viene genial.

Ingredientes
200 gr de harina de repostería
50 gr de maizena
2 cucharaditas de levadura
3 huevos
200 gr de azúcar normal
1 brik de nata para montar (>35% MG)
Ralladura de naranja
Zumo de naranja
Para el glaseado: 3 cucharadas de zumo de naranja, 1 cucharada de leche, azúcar glas (bastante) hasta que tome la consistencia de un jarabe denso.

Hacerlo es facilísimo:

Se baten bien los tres huevos con el azúcar hasta que espumen bastante. En un cuenco se tamiza bien la mezcla de harina, levadura y maizena. Por otro lado se monta la nata. A la mezcla de huevos y azúcar se le añade la ralladura de naranja y el zumo de media naranja. Después se añade a esta mezcla la harina y la nata montada de manera alterna (en tres partes) y empezando y terminando por la harina. Se mezcla con movimientos envolventes para que no se nos baje la nata.

Se pre-calienta el horno y se engrasa bien el molde. Esto es muy importante con los moldes Nordic Ware, porque como tienen tanto dibujo y tanto recoveco…

Se hornea a 170º hasta que esté hecho. Yo luego lo saco y lo dejo enfriar unos 10 min en una rejilla (antes de desmoldarlo).



Para el glaseado, simplemente mezclo todos los ingredientes con unas varillas manuales y cuando está frío el bizcocho, lo echo por encima con cuidado. Siempre dejo que pase un buen rato desde que echo el glaseado hasta que lo sirvo, porque me gusta que se “solidifique” y haga como costra por fuera.

Como siempre, no defraudó….Aparte de lo vistoso que queda, de sabor está espectacular.



Bueno, pues por hoy os dejo. Me voy a hacer maleta porque este fin de semana…nos vamos a Nueva York! Han pasado varios meses desde que estuve la última vez allí, y era pleno invierno, así que no pude hacer mis soñados paseos por Central Park. Pero esta vez no se me escapan: pienso ir todas las tardes! A la vuelta prometo compartir fotos para que me volváis a seguir el rastro…

Un beso fuerte a todos los que seguís ahí!


Natalia 

1 comentario:

Julia Guarch dijo...

¡Qué buena pinta Nat! Te ha quedado fantástico.
Espero que lo pases genial en NY y que nos enseñes muchas fotos a la vuelta.
Besos,