31 ene. 2014

Galletas Decoradas: Reyes Magos


Ay, estoy fatal! Tengo el blog muy abandonado, y no es por falta de ganas…es por falta de tiempo! Pero es que tengo muchísimas cosas en marcha. Así que perdonadme el retraso y la publicación a “destiempo” (porque hoy traigo una entrada relacionada con los Reyes Magos… ¿a que ya ni os acordáis de las Navidades????). Pues ala, a recordarlas ahora que estamos a punto de terminar el mes de enero!

Me encantan los Reyes Magos: me gusta lo que representan y me encanta la manera en que lo celebramos en casa. Es uno de nuestros grandes días en familia!

Este año preparé a mis hermanas y a mi hermano un regalo personalizado, y una de las cosas que incluí fue una cajita de lata monísima (que había comprado en la tienda VIVA de Lisboa) con unas galletas decoradas de los Reyes Magos. Metí las galletas y dejé la lata abierta, envolviendo todo en papel celofán con puntitos blancos. Lástima que no le hiciera foto a la caja ya montada, porque la verdad es que estaba muy bonita.
 


Pero sí que pude hacerle fotos a las galletas, así que os las enseño!
 
 
Las copié de un modelo de Muy Dulce Vinuesa (salvando las distancias). Qué cosas tan monas hacen!

Yo me he quedado con un juego de ellas y las pienso poner el año que viene como decoración de Navidad. Mi amiga Begoña lo hace con unas que le hizo su hermana Paty y quedan genial! 

Bueno, os dejo por ahora pero esta vez sí que prometo volver muy pronto!

Que paséis un estupendo fin de semana!

Besos, 

Natalia 

25 ene. 2014

Roscón de Reyes 2014

Sólo hace unos meses que Pilar se fue, y aunque estoy convencida de que para nuestra familia y para la suya no ha pasado ni un solo día sin acordarnos de ella, el roscón de Reyes es sin duda uno de sus mayores legados, y algo que la hacía increíblemente feliz cada año.

Cuando me paro a pensar, es increíble la cantidad de cosas de mi vida diaria que están relacionadas con ella. Incluso ella es en gran parte responsable de que yo esté aquí! Desde que estaba en el colegio, me recuerdo sentada en la cocina de casa de mis padres con un cuaderno de espiral (que por supuesto aun conservo y uso casi a diario) apuntando sus recetas. Esta tradición la mantuve durante la carrera, y cuando me casé, ya tenía recopiladas cientos de recetas caseras que luego he ido utilizando toda mi vida. Y una de esas recetas es la del Roscón de Reyes.

Pilar empezó a hacer roscones hace ya muchos años, y desde que lo hizo, en mi casa no se ha vuelto a comprar un roscón industrial. Cada año se hacía al menos 30 roscones (algunos años casi 50!) que nos iba dando a los hermanos, a mis padres, a sus amigas, a nuestros amigos, para llevar a los trabajos, a los vecinos….Era famosa! Y lo mejor, Pili, tus comentarios de CADA año: “Este año me han quedado más esponjosos qué nunca”! Mentira: siempre estuvieron impresionantes; ninguno estaba mejor o peor que el resto.

Y en cada roscón, además de la sorpresa (que te molestabas en buscar cada año), metías muchísimo cariño, dedicación, empeño y voluntad.


Sabes que hace años que tus niñas te hemos seguido con la tradición (incluida tu otra niña, Paty), pero no nos quedan como a ti. Pero eso sí: nos has pasado el relevo! Y cada vez que los hacemos, los repartimos y los comemos, nos acordamos, una vez más, de ti.

Punto y aparte.


Os traigo hoy otra vez la receta del Roscón de Reyes. Sé que hay cientos en la red, pero para mí, ésta será siempre LA RECETA. Por su origen, su sencillez y los buenísimos resultados que lleva dándonos durante años.

Ingredientes
Masa madre:
75 gr de harina de fuerza
4 cucharadas de leche tibia
20 gr. de levadura de panadería (de la de Mercadona o Carrefour, la que venden en dados)

Masa de Roscón
600 gr de harina de fuerza tamizada
2 huevos enteros y la yema de un tercero
8 cucharadas de agua de azahar
8 cucharadas de leche
200 gr de azúcar
Ralladura de limón y de naranja
100 gr de mantequilla

Para hacer la masa madre, se deshace la levadura con un tenedor en la leche tibia y se mezcla con la harina, haciendo una bola. Metemos la bola en un cuenco con agua caliente y lo dejamos reposar durante una media hora.

Yo utilizo la kitchen aid para hacer la masa y lo hago así: mezclo los huevos, la yema, el azúcar, la ralladura de limón y naranja, el agua de azahar y la leche. Utilizo el gancho (ojo: no hace falta la kitchen aid! Pilar los hacía a mano. Si…así era ella, y la mayoría de las veces con el doble de ingredientes, para hacerse más roscones de una sola atacada!).

Cuando está todo bien mezclado, añado la mantequilla a temperatura ambiente y por último la bola de levadura. Termino el amasado a mano, añadiendo algo más de harina de fuerza si hace falta, hasta que no se pegue la masa. Luego se pone la bola de masa en un recipiente de plástico y se tapa con un paño de cocina limpio. Se pone en un sitio libre de corrientes de aire (yo lo suelo dejar cerca del radiador de la cocina). Se deja reposar la masa unas 6-8 horas. Veréis que cobra vida y crece hasta salirse del cacharro!!!



Pasadas las 6-8 horas se amasa otra vez, dándole a la masa varios golpes contra la encimera (es un buen momento para acordarnos de toda esa gente que nos cae mal y desahogarnos!).

Se pone otra vez en el cuenco de plástico y se deja que suba durante otras 3 horas. Por último, se le da un último amasado y después de este, se divide la masa en tres porciones, Con cada porción, damos forma a un roscón (ovalados o redondos) y se ponen en bandejas de hornear con la forma ya dada. Si se va meter una sorpresa, éste es el momento! Yo suelo meterlas por la parte de abajo del roscón, abro un hueco en la masa, meto la sorpresa envuelta en papel de aluminio y luego cierro la masa presionando un poco.

Se tapan los roscones ya con la forma dada con paños de cocina limpios y se deja crecer durante otras 3 horas.

Por último, antes de hornearlos se decoran: yo suelo pintarlos con la clara que me ha sobrado al hacer la masa. Luego preparo una mezcla de azúcar con unas gotitas de agua y pongo esta mezcla por encima del roscón. Por último le pongo naranja confitada, guindas, almendra picada o laminada….lo que pille!

Se hornean por arriba y por abajo (con ventilador) a 160º en horno precalentado y hasta que estén dorados.


Como no llevan conservantes, están muy ricos los dos días siguientes a hacerlos; pero si os sobra un trocito y lo queréis tomar más tarde, basta con calentarlo al microondas durante unos segundos.

Sólo tienen un problema….cuando los hagáis una vez, ya tendréis que hacerlo el resto de los años, porque nadie de vuestro entorno va a querer volver a tomar roscón industrial, seguro!

Ah, y Pili….este año “me han quedado más esponjosos que nunca”. Te echo muchísimo de menos.

Muchos besos,

Natalia 

3 ene. 2014

Galletas de Navidad (2013)

¡¡Feliz Año Nuevo!! 

Espero que estéis pasando unos días estupendos…pero sobre todo, ya se ha pasado el 2013 con todas sus cosas malas y empieza un año nuevo. Y aunque no soy mucho de proponerme nada a principios de año (básicamente porque sé que no lo voy a cumplir….), este 2014 si que quiero disfrutar un poco más de mis aficiones, de mis viajes y de mi gente! Ala, para alguien que no quiere proponerse nada…no está mal!

Y eso es lo que he hecho últimamente decorando estas galletas de Navidad. Se las hice a mi hermana Rocío para una merienda que organizó en su casa (de Roscón de Reyes y galletas), y la verdad es que fueron un éxito.



Los muñecos de nieve los he copiado de Glorious Treats (me encanta todo lo que hace!) y para hacerlas he utilizado mi “deshidratador de galletas”. Madre mía…qué invento!!!! 


Como siempre, fruto de la investigación de la increíble Julia (podéis verlo aquí). Ya he comprado dos: uno para mi, y otro que me encargó mi mejor amiga, que también está enganchada a esto de las galletas. Y es que te puedes decorar un montón de galletas en mucho menos tiempo, y quedan con un brillo espectacular. Mirad las estrellas y el muñeco de nieve en detalle!




Eso si…de esta ya creo que me echan de casa! No os imagináis la cantidad de cachivaches que voy acumulando…

Pero la verdad, disfruto tantísimo cuando la gente alaba las galletas, o simplemente cuando las veo terminadas y me gusta el resultado final (por no decir lo muchísimo que me relaja decorarlas!) que me compensa.

Espero que os gusten: a los invitados de mi hermana les gustaron mucho, y a ella también (pero claro, ella es otra de mis fans…)

Y aquí acaba mi primer post del 2014! Vendrán más…seguro!

Muchos besos,


Natalia