12 feb. 2012

Hace tiempo que hice que estas galletas que me parecen súper resultonas, aunque no deben ser fáciles de comer….



Son muy fáciles de hacer y como veis quedan muy bonitas, pero tengo que reconocer que no las he llegado a comer y no sé muy bien como resulta eso de comer la galleta blandita cuando el centro de caramelo se ha quedado duro.

Para hacerlas, basta con cortar las galletas con un hueco en el centro y ponerlas en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear. Se rellena el centro con caramelos de los duros machacados en un mortero y se meten al horno. No hace falta que los caramelos estén troceados muy pequeños: con el calor del horno se funden y al sacar la galleta del horno ya se ha quedado el centro endurecido y como si fuera un cristal.



Esta misma técnica se puede utilizar para simular ventanas en una galleta con forma de casita o para otras ideas que se os ocurran y que me haría ilusión que compartierais conmigo.

Me espera semana dura….y encima se han ido mis sobrinos a esquiar (ya les estoy echando de menos y se han ido hoy!). Tendré que hacer muchas galletas para pasar la semana de la mejor manera posible.

Un abrazo,

Natalia 

No hay comentarios: